“RECUERDOS ENTRAÑABLES DEL CUMPLIMIENTO DEL SERVICIO MILITAR EN EL AAIÚN”

Como quiera que es la primera vez que me dirijo a Uds, lo primero de debo de hacer es presentarme:
Me llamo Elías Egido Jiménez, actualmente tengo 67 años, he estado durante 45 años viviendo y trabajando en Barcelona, y por razones de salud, me aconsejaron que debería de estar en un sitio tranquilo, y cual mejor que el pueblo que me vio nacer, o sea mi pueblo Serón de Nágima (Soria), actualmente me gusta practicar deporte pero sobretodo la bicicleta, tanto de montaña como de carretera. Hice la «Mili» en la Tercera Bandera Paracaidista Ortiz de Zárate,11ª compañía, una vez acabado el cursillo en la Escuela Menéndez Parada de Alcantarilla fui trasladado Alcalá de Henares y a los dos meses de estar allí, me destinaron a las Palmas de Gran Canaria, pasé al destacamento del Aaiún y posteriormente a Las Palmas donde me licencié en Febrero de 1970.
Pues bien, el día 27-08-2013 salí a dar una vuelta con la bici y al llegar a casa me dice mi esposa hemos recibo un giro postal de 500 €, en el que hace constar «devolución de préstamo» y nada más y nada menos que viene de Galicia. Lo comentamos mi esposa y yo y teníamos bien cierto que no le habíamos prestado dinero a nadie y que por lo tanto eso era un error y lo teníamos que devolver al remitente, comencé llamando a la Estafeta de correos de Soria, me facilitaron el teléfono de la Estafeta de origen y en concreto me dijeron que los datos que tenía en el resguardo eran los que ellos tenían y que si hubiese algún dato más no les era posible facilitarlos debido a esto de la Ley de Protección de Datos. Era un dilema el haber recibido este dinero y lo que teníamos claro era su devolución. Se me ocurrió la idea de hacer una consulta por el Google y me salía el remitente del giro postal como que había sido gerente de una empresa de eliminación de residuos, me salía también como gerente de una empresa relacionada con la compraventa y alquiler de viviendas y en última instancia me salía que este individuo que busco había hecho la «Mili» en la Tercera Bandera paracaidista en la 11ª Compañía, en el Aaiún y en Las Palmas de Gran Canaria.
Mi sorpresa fue mayúscula. ¡ Anda pues si yo hice la «Mili» allí también ! Empecé a memorizar mi época ya lejana de la «Mili», mezclaba la empresa de residuos, la compraventa de viviendas, donde estuvo trabajando el remitente del dinero y pensé, pero que mierdas estoy mezclado aquí, me voy a volver loco, y tomé la decisión firme de devolver el dinero a su destino de origen y punto. Después de estar recapacitando la situación decidí volver a la carga de investigación y mira por donde me salen dos teléfonos uno fijo y uno móvil y ni corto ni perezoso llamo a uno de ellos:
Es textual: mire, he recibido un dinero que me ha enviado Ud. que evidentemente es un error y … no me dejó continuar diciendo ¡ Hombre Elías!.
¡Ha!, pero ¿es que Ud. me conoce a mi ? Por supuesto que sí que te conozco.
Concretamente y la respuesta a todo este tinglado, vino provocado por que al desembarcar en Málaga ya licenciados nos fuimos un grupo de unos cuatro o cinco a la estación de trenes a sacar el billete, cada uno a un destino diferente, el que suscribe a Barcelona, otro a Galicia, otro a Valencia etc. pero uno de los que allí nos juntamos (el que iba para Galicia) tenía verdaderos problemas económicos para sacar su billete, y algo observé o algo pasó por mi imaginación, que ni me lo pensé y ni corto ni perezoso le di 500 Pts. para que cogiese su tren hasta Madrid y de allí otro que le llevara a Galicia. Posiblemente a mi me quedarían 100 o 200 Pts. más no, pero me sentí satisfecho (aun a pesar de que tenía la certeza de que ese dinero no lo iba a ver más) ya que siempre y todavía y no se por que, me pongo en el lugar del otro, eso que se llama EMPATÍA, y me angustiaba estar en su situación.
En ningún momento tuve la consideración de haber dado este dinero en calidad de préstamo, pues no tuve ni el más mínimo interés de tomar nota ni siquiera sus datos personales. En cambio esta persona si que tomó los míos
Dado que hoy día y a través de Internet y de las redes sociales no es difícil averiguar quien somos cada quien y esta persona nunca se olvido de aquella lejana acción tomó la decisión de decir hasta aquí hemos llegado ha llegado la hora de reajustar cuentas y ponerse al día. Palabras textuales en su e-mail: Los primeros 10 o 12 años, imposible devolver este dinero por las muchas penurias económicas, no había forma de conseguir las 500 Pts. y pasado este tiempo aparcar en la memoria las cosas que no te gustan, y sentir vergüenza por no haber devuelto ese dinero en tiempo y forma.
Cuando así me lo contaba por teléfono yo no podía articular palabra por la emoción que sentía y así se lo comenté. ¿ Como puede ser que no me recordase yo de esta persona tan responsable? Ni si quiera de su nombre. Sencillamente le dije y repetí que lo que tenía que estar es muy orgulloso ya que esta acción decía mucho sobre lo que es una persona responsa
Me comentó que el día 27 del mes de Septiembre tenía que ir a un encuentro de veteranos del Sahara que se hacía en Zaragoza, y que el día 26 haría escala en Almazán expresamente para vernos, así que quedamos él, con Ana su esposa y yo con mi esposa Mari. Puedo deciros que el encuentro fue muy emotivo, recordamos anécdotas que coincidíamos, le mostré mi álbum de fotos y él me enseñó el suyo. A título informativo y de forma curiosa, en ninguna foto mía salió él, ni yo en las suyas, o sea que amigos lo que se dice amigos no éramos, ahora si que lo somos, al menos yo tengo el orgullo de poder decir que quiero ser amigo de una persona responsable, consecuente de sus actos, cumplidor de sus obligaciones, sensato, consciente, juicioso etc. y en definitiva tuvimos la ocasión de pasar unas horas muy agradables. La amabilidad y las atenciones que tuvieron con nosotros no se pueden describir en palabras.
Este es el relato de un recuerdo entrañable y emotivo que a algunas de las personas que se lo he contado se han llegado a emocionar y concretamente yo también, tanto es así que al escribir estas líneas me sigue embargando la emoción.
La persona que está relacionada con este relato es DON MANUEL VIAÑO ARCA.
Manolo quiero testimoniar públicamente nuestro agradecimiento por la atención dispensada hacia nosotros este día en Almazán.
Saludos cordiales:

Egido Jiménez, Elías. (SO) 30-09-2013
BriPac.
El Aaiún. 1968-1970