Pista 47: Hagunía-Frontera

El camino no es malo. Es consistente y llano. Como inconvenientes tiene el cruce de varios lechos de río que en este caso no son de arena, sino de arcilla, pero dura y apelmazada con baches grandes generalmente que obligan a una marcha lenta y molesta. Tiene buen balizaje, pues corresponde a la pista antiguamente kilometrada desde Chammar, pasa cerca de los pozos de Greibil y las Siete Graras, que siempre fue refugio obligado de este camino, aunque ahora lo hace innecesario la proximidad del Puesto.
A partir de aquí, el terreno es muy bueno y se recorre en buenas condiciones.