“AGENTE SECRETO”

6 de Octubre de 1.971.
Aquella mañana comencé mi trabajo en el despacho del Coronel-Jefe del Regimiento Mixto de Ingenieros del Aaiún, faltaba muy poco para medio día cuando un señor de paisano conversaba con el Tte. Coronel Ayudante del Regimiento, pasaron los dos a la estancia donde yo me encontraba con el Coronel y después de las fórmulas de cortesía castrense, el Tte. Coronel dijo:
-¡Mi Coronel! Que se llevan a Vicente.
-¿Cómo? Respondió.
-¿No ordene mediante escrito que quedaba a mi servicio? El Tte. Coronel le contesto
-¡Sí! Pero es que lo reclaman del Estado Mayor, para la oficina del S.I.E./2a Bis y O.C.I.P.
Yo en posición de firme no entendía de qué estaban hablando, a continuación se presentó el señor de paisano y dirigiéndose a mí dijo:
-Soy el capitán Sánchez y desde hoy va a formar parte de los Servicios de Inteligencia del Ejército.
Me quedé perplejo y sin saber reaccionar, el Coronel y el Tte. Coronel estrecharon mi mano felicitándome por el nuevo destino y me preguntaron si tenía ropa de paisano, de no haber tenido yo, ellos se brindaron a facilitármela de sus propios roperos, para no tener problemas con la Policía Militar me extendieron un pase provisional para desde ese mismo momento vistiera de paisano, llevara el pelo a la moda civil y poder pernoctar fuera del cuartel.
Durante el trayecto, mi nuevo Jefe también me felicitó por haber sido seleccionado para un puesto de tan alta responsabilidad y además me sintiera orgulloso ya que el haber sido elegido no era fruto de la casualidad sino por haber superado una serie de filtros importantes y poseer el perfil requerido; durante los 40 días anteriores se había ido elaborado un expediente meticuloso y riguroso, con los informes solicitados a la Guardia Civil, Gobierno Militar, Gobierno Civil y Juzgados sobre las actividades políticas y penales, mías, las de mi padre, las de mis dos abuelos y la de mis tíos varones; un vez que llegaron favorables todos los certificados y las tendencias políticas me habían hecho acreedor como Agente Secreto.

1º Punto: AGENTE SECRETO S.I.E./2a Bis
Las Oficinas S.I.E. y del O.C.I.P. (Órgano Conjunto de Información y Propaganda) estaban ubicadas en el edificio más moderno, cosmopolita, funcional y céntrico de El Aaiún, frente a la Plaza del Pilar. La misma construcción albergada otras dependencias importantes:
-Planta Baja: Oficinas de IBERIA y Oficina de CORREOS
-Primera Planta: TELEFONOS Y TELÉGRAFOS
-Segunda Planta: RADIO SAHARA (En ala derecha) y S.I.E. / O.C.I.P. – nosotros- (Ala Izquierda)
-Tercera Planta: JUZGADOS.
Sobre las 13 h. llegué a mi nuevo destino y lo primero que hicieron fue presentarme a quienes iban a ser mis Jefes y mis compañeros durante los próximos meses, la plantilla era de 10 personas compuesta por Oficiales, Suboficiales y soldados.
Una vez hechas las presentaciones uno de los sargentos me explicó el porqué estaba allí y lo que esperaban de mí, cuando concluyó me presentó un documento que debía firmar si quería formar parte de los Servicios Secretos, escuetamente venía a decir:
-“Por desvelar un secreto en época de paz 30 años de prisión y por desvelar un secreto en época de guerra, pena de muerte”.
Para ser más anónimo, solo a efectos administrativos y de control quedé AGREGADO al Cuartel General, este sería mi nuevo domicilio, mi nueva residencia aquí podía desayunar, comer, cenar, dormir o ducharme (cuando me apetecía). En este prestigioso acuartelamiento estaba ubicado el Despacho del General- Gobernador Militar del Sector del Sahara y las Oficinas del Estado Mayor; pronto entablé una cálida y estrecha amistad con todos los soldados aunque estos fueran de diferentes llamamientos y que también habían pasado una rigurosa selección (o enchufe) para prestar sus servicios en diferentes especialidades.
A efectos de imagen externa, yo decía que estaba de oficinistas-mecanógrafo en RADIO SAHARA (de la Cadena de Radio Nacional de España) y efectivamente, como ya he comentado compartíamos la misma planta del edificio.
Yo mostrara una cara fluctuante para tener confundidos a mis posibles enemigos, mi aspecto era la de un joven periodista, un redactor, un hombre de la radio, pero muy lejos de esta imagen estaba mi cometido real, era la de un agente secreto en toda regla de los Servicios de Inteligencia del Ejército (S.I.E. /2a BIS ), cuyas funciones eran las siguientes:
-Clasificar y analizar todas las situaciones político-militares, haciendo un seguimiento y comprobación de todo tipo de datos o rumores recibidos por cualquier contacto o conducto.
-Recopilada toda la información y una vez contrastada, pasarla a las fichas personales de los activistas o a las del partido MLS (Movimiento de Liberación Saharaui).
-Tareas de espionaje, contraespionaje y contrainteligencia.
-Control de golpes de estado o revueltas en cualquier país Africano, sus causas y la forma que podía afectar al interés de la seguridad del Territorio y el papel diplomático a seguir.
-Asuntos relacionados con el terrorismo, insurrección, tráfico de armas, manifestaciones, pintadas, reuniones y asambleas clandestinas intentando averiguar los temas tratados.
-Conocer de fuentes fidedignas las actividades político-militares de los países limítrofes: MARRUECOS, ARGELIA Y MAURITANIA, pero también la de otros países que integraban el Magreb como LIBIA y TUNEZ, países de LA LIGA ARABE y de naciones de reciente independencia dentro del marco de la O.U.A. (Organización para la Unidad Africana).
-Seguimiento muy cercano al “PARTIDO” (Movimiento para la Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro, más conocido como Organización de Vanguardia para la Liberación del Sahara) y a dos partidos políticos el MPAYAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del archipiélago Canario) y el otro en Marruecos, el ISTIQLAL.
-Dentro de las tareas múltiples de investigación se ejercía control y seguimiento a los universitarios Saharauis independientemente de donde cursaran sus estudios (lo hicieran en el Cairo, Rabat, Casablanca o España Insular/Peninsular).
-Se inspeccionaban las listas de pasajeros de todos los vuelos que llegaban y salían del Aeropuerto del Aaiún.
-Se violaba la correspondencia de cualquier persona “clasificada”, incluso si se trataba de algún mando militar español que tenía contactos con Ejércitos de otras Naciones.
-Montábamos vigilancia férrea cuando un pesquero de origen “Magrebí” solicitaba permiso a la Comandancia de Marina, alegando que era para repostar carburante, comprar medicinas, víveres o piezas de repuesto, en varias ocasiones se comprobó que eran excusas para mantener reuniones clandestinas con cédulas subversivas.
Para tareas específicas, al desconocer el idioma, contábamos con un buen número agentes nativos colaboradores, bien funcionarios de la Policía Territorial o soldados de la Agrupación de Tropas Nómadas –A.T.N.
También disponíamos de un servicio de radio-escucha, el ESEX (Servicio de Escucha Exterior), cuyos informes a mi particularmente me aproximaban mucho a conocer el panorama nacional e internacional y la opinión de otras Naciones con respecto a España de una forma global.
Con todos estos “mimbres” y algunos más, nuestra tarea consistía en conocer de una forma global y precisa, cualquier circunstancia que hiciera desestabilizar la paz en el Territorio.
(Abro este paréntesis para recordar al capitán Carlos Díaz Arcocha, fue mi jefe mientras estuve en el S.I.E., fue asesinado en 1.985 por una bomba de ETA, era el 1o Jefe de la Policía Autónoma Vasca).
Hubo otro tipo de informes más actuales y menos belicosos, que pase a máquina de escribir, como por ejemplo:
“La opinión de los universitarios españoles sobre la integración de España en la OTAN.” Curiosamente en el BIR se había realizado esta encuesta, pero solo podían opinar quienes tuvieran estudios superiores terminados o fueran universitarios, yo que me había sentido un poco frustrado cuando se desarrolló el sondeo y no pude participar, mira por donde ahora era yo quien pasaba los resultados a limpio.
“I Viaje a la Meca”. En el Otoño/1971 (19, 20 y 21 Noviembre) con motivo de celebrarse la fiesta de “Aid el Sequir” el Gobierno español, para tener contentos a los nobles saharauis, organizó un viaje para peregrinar a los lugares sagrados de La Meca. Invitó a 80 musulmanes (Chej, Chiuj, notables y enchufados) a realizar este viaje y así cumplir con los preceptos de su religión (En el mundo hay unos 1.500 millones que practican la religión musulmana). A su regreso, mis jefes me mandaron ir al Aeropuerto a recibir a los peregrinos y captar cuantas impresiones e imágenes mereciese anotar.
No hubo nada anormal, más bien todo lo contrario: pancartas de bienvenida, cantos, sonidos de “tbel” (tambor) y “Esgant /Isgarrit /Inxil” (grito de júbilo que emiten las mujeres moviendo la lengua); sus gentes, sus familiares, llevaban los vestidos de gala y cuando aterrizo el “Caravelle” de Iberia y los afortunados peregrinos bajaron por la escalerilla con los brazos en alto en gesto de saludo, la pista se inundó de fieles seguidores para intentar tocarlos y besar sus ropas. Sonó la música y los camellos echados se alzaron al grito de sus jinetes, iniciándose un vistoso y bello desfile, después se desplazaron al centro de la ciudad donde se habían levantado unas haimas decoradas con coloridas alfombras para recibir a estos hombres “santos”, estos hermanos “religiosos” cuyo semblante reflejaban una fe ciega en Alá.
La mayoría de pueblo Saharaui odiaban la ocupación española”, eran “Anticolonialistas”, “Antiimperialistas”, “Anti-Españoles”, muchos de aquellos peregrinos aprovecharon la circunstancia para parlamentar en secreto con una representación de políticos-peregrinos de Marruecos y solicitar apoyo y ayuda para fortalecer la resistencia e independizarse, en casi todas las fichas de gente relevante saharaui figuraba “PROMARROQUI” y es que los saharauis consideraban a sus vecinos los marroquíes como “sus hermanos” y confiaban que les apoyarían incondicionalmente para la descolonización del Territorio y acabar con la dominación del Estado español.
Un “pajarito” de mucho cuidado era el Presidente de la Asamblea Hatri uld Said uld Joumanien (la partícula “uld” quiere decir “hijo de”).
Sin lugar a dudas aquel cuarto trimestre de 1.971, fue frenético quizá el más intenso de toda mi vida, por mis manos pasaron cientos de informes secretos, confidenciales, reservados y las fichas de personas “clasificadas” (activistas, mudyahidistas y fedayines). También realice investigaciones a pie de calle, en los Zocos, en el Aeropuerto, en Cabeza Playa……. En un par de ocasiones me desplacé a la zona neutral una franja de territorio entre las fronteras de Marruecos y Sahara Español, viajando en un Land-Rover del Parador Nacional de Turismo acompañaba a los encargados de la cocina que iban a comprar fruta y verdura al mercado que se celebraba en esa zona franca una vez por semana. Disfrazado con un amplio mono como si fuera empleado de dicho Parador, portaba entre las ropas una cámara oculta, para fotografiar a los camiones militares de ejército marroquí, a los conductores y a los soldados que acompañaban a los vehículos y que también se habían desplazado a dicho mercado a abastecerse de alimentos para sus guarniciones militares de Tan-Tan, Goulimin, Echeidiria; después en la Oficina una vez reveladas las fotos completaba el informe analizando el estado general de los camiones (sobre todo ruedas, neumáticos, petacas de combustible, agua, etc.) a los soldados se analizaba su estado físico aparente (bien nutridos, famélicos, atléticos, enquencles), el tipo de armas que portaban y la munición, el estado general de sus uniformes, calzado, sandalias, correajes, etc.

2º Punto.– AGENTE SECRETO del O.C.I.P. (Órgano Conjunto de Información y Propaganda)
1.972 fue recibido con aires nostálgicos por ser fechas claves en las que hechas en falta la compañía de la familia y el calor de tu verdadero hogar, no obstante había que sobreponerse mirando al calendario y comprobar como los días iban quedando atrás. Los Reyes Magos me trajeron dos “regalitos” el primero fue aprovechando el viaje de retorno al reincorporarse nuevamente a su cuartel un amigo y paisano que había disfrutado de su permiso reglamentario en el pueblo, mis padres le dieron mi guitarra clásica para que a su llegada me la entregara y así ocurrió.
El segundo regalo no fue nada material, sino un cambio de puesto, resulta que el O.C.I.P. (Una rama de los servicios secretos), se fraccionó en dos, una parte dedicada a la investigación pura y dura (S.I.E./2a Bis) y esta otra el (OCIP) cuya labor consistía en la recopilación, archivo y divulgación muy reservada de todo tipo de información recibida.
El 7 de Enero/1.972, cambiaba a una oficina muy bien reformada del viejo edificio de “Política Interior” bajo las ordenes de un veterano Capitán y que había participado en la Guerra Civil y en la Guerra en Ifni, inteligente, estratega y educado, se apoyó de mi experiencia en el departamento para delegar todo el trabajo en mis manos y el simplemente lo supervisaba, antes de clasificarlo para divulgarlo o archivarlo.
A esta Oficina nos llegaba por valija todo el tipo de documentos confidenciales, cifrados y secretos (en el más amplio sentido de la palabra) relacionados con el Sahara Español, se clasificaban por temas: Partidos clandestinos, tribus, naciones limítrofes, Magreb, Liga Árabe, O.U.A.
Durante 10 días recopilábamos, evaluábamos y seleccionábamos los temas más importantes, el onceavo y doceavo día confeccionábamos a Ciclostil el “BOLETIN INFORMATIVO DEL O.C.I.P.” con las noticias más relevantes y una tirada de apenas una docena de ejemplares que se repartían para el General Gobernador, para los Coroneles del Tercio III y IV de la Legión, para algún Coronel de Regimiento (no todos), para los Delegados Gubernativos de las 3 Regiones Administrativas (El Aaiún, Smara y Villa Cisneros) y para los Servicios de Inteligencia (–SIE/2a BIS-).
Principalmente este fue el trabajo que desarrollé durante los más de nueve meses que me restaban para mi licencia, durante el primer trimestre solo estuvimos en la oficina mi capitán y yo, así que no es de extrañar que de ese contacto diario brotó un gran aprecio rayando a una amistad familiar y olvidando la disciplina militar.
De las muchas labores que realicé a pie de calle, pues no solo ejercía de escribiente, recuerdo dos de ellas y que brevemente voy a narrarlas:
1/ Me encomendaron que durante una semana fuera al Cuartel de Intendencia y en la cantina comprara un bocadillo de chorizo, otro día de salchichón, otro de pescaditos,………, consistía en demostrar que el soldado encargado de la cantina de cada tres bocadillos que vendía el importe de uno se lo llevaba a su bolsillo. Como no había control del “chusco” (del panecillo, para eso los fabricaban allí en Intendencia y después distribuían a todos los cuarteles), en vez de poner 6 rodajas de chorizo o salchichón apenas ponía 4, y con los “pescaitos” lo mismo en vez de poner una docena ponía 8 unidades, conclusiones y según la cuenta la vieja, si vendía 300 “bocatas/raciones” al día, el importe de 100 era lo que sisaba todos los días, una cantidad nada despreciable. Después se hizo un seguimiento y se verificó como cada quincena había mandado un giro postal a la Península, el “sujeto” no pudo dar explicaciones de la procedencia del dinero. Total que aquel “jeta”, que día tras día había hurtados a sus compañeros y transeúntes lo mandaron a los calabozos de Cabreriza en Cabeza Playa.
2/ Una tarde tomando una cerveza con un paisano en un bar, había tres caballeros legionarios paracaidistas, haciendo oído a la conversación que llevaban, uno de ellos comentaba que “el Sargento, jefe de la estafeta de correos, tenía por costumbre quedarse con el 50 % aproximadamente del importe de los giros recibidos enviados para los soldados” concretamente este “paraca” decía que si le habían mandado 2.500 Pts. únicamente le había entregado 1.200 Pts.
Me identifiqué y le dije que si era cierto lo que él estaba comentado, respondiendo que ¡Si! Además añadió que si alguno se ponía tonto reclamando lo suyo, le amargaba “le puteaba” con imaginarias, guardias, saltos y más saltos.
Lo comente a mis Jefes y me indicaron que siguiera la investigación, durante varios días estuve en el Cuartel de la Brigada de Paracaidistas y allí con un número importante de afectados confeccioné una lista y los importes retraídos (sustraídos). Se comprobó que el Sargento llevaba una vida lujuriosa y que gastaba grandes cantidades de dinero con mujeres de “dudosa reputación”; conclusiones el Suboficial terminó en un “castillo” (un penal) del interior.
No me siento orgulloso de estas dos acciones, pero si tenemos en cuenta que cualquier “puto” auxiliar, cualquier cabo de reemplazo, te podía meter en “la pabera” –calabozo- por cualquier tontada (una mala contestación, una “detonación” -un pedo pasando lista-, etc.), creo que está más que justificado el haber realizado mi trabajo con dignidad y probando los hechos.

3º Punto.- ESCRIBIENTE del ESTADO MAYOR (Cuartel General)
El 31-Mayo-1.972 finiquitaba mis vacaciones de 40 días reglamentarios y en un vuelo de Iberia (Madrid-El Aaiún), aterrizaba en su Aeropuerto.
Por la tarde me presenté a mi capital ahora ya en las nuevas oficinas del O.C.I.P. en el nuevo edificio del Gobierno General, un palacio lujoso con una arquitectura y diseño muy islamista, en uno de sus torreones nos habían ubicado.
Mi capitán me recibió con un cariño paterno-filial y se había encargado que compartiera dormitorio con cuatro soldados de la Policía Territorial al servicio del General (gastador, escolta, ordenanza y camarero) estos fueron mis compañeros de dormitorio y excelentes amigos. No obstante seguía siendo soldado de Ingenieros y a efectos administrativos y de rancho continuaba “agregado” al Cuartel General.
Enseguida me adapte al cambio de residencia, todo nuevo, perfecto y a estrenar. El trabajo es el que no había cambiado, seguíamos recibiendo por diferentes conductos cientos de informes reservados, confidenciales y secretos, los clasificaba y cada diez/doce días confeccionábamos a ciclostil el Boletín Informativo con las noticias más importantes, más relevantes.
Apenas había transcurrido una quincena desde mi llegada, me requirieron del Estado Mayor del Cuartel General para pasar a limpio unos informes, bajo las órdenes del capitán Lago (un militar muy intelectual y que me consta llegó al Generalato).
El trabajo a mecanografiar trataba de la “DEFENSA Y ESTRATEGIA ANTE ATAQUES BELICOS O AGRESIONES”, el plan consistía en tener un manual de logística de defensa y no improvisar sobre la marcha de cómo neutralizar hipotéticos ataques o invasiones por parte de Ejércitos de países vecinos. En la defensa del Territorio se coordinaban con gran precisión todos los efectivos desplegados en el Sahara Español, conjugando una contraofensiva óptima para neutralizar los ataques del enemigo dependiendo y analizando que fuerzas intervinieran.
El Mando único debía tomar decisiones con máxima urgencia y entrar en acción con objetivos claves para rechazar la agresión, combinando estas misiones con la intervención de las diferentes fuerzas existentes: Aviación (bombardeos), despliegue de medios acorazados (tanques, tanquetas, antiaéreos…) fuerzas terrestres (la Legión, Tropas Nómadas, Artillería, Ingenieros…) y apoyados por mar (la Armada, fragatas, submarinos…)

“De una forma resumida y para quienes sepan jugar al ajedrez, se trataba de ver las piezas que tienes y las que le quedan a tu adversario para que con tus movimientos puedas dar al contrincante: jaque mate”.

Ya estaba terminando este trabajo cuando una tarde de Junio/1.972 (no puedo precisar la fecha), ocurrió la acción más importante y agresiva de todas las que viví durante mi estancia en el Sahara. Tanto me impresionó que en vez de tenerla fresca en mi memoria después de 44 años de erosión solo recuerdo los detalles más impactantes. Estaba en el despacho del Estado Mayor con el capitán Lago, le reclamaban con urgencia, se ausento y cuando retorno a la estancia, desencajado, tenso y furioso me dijo:
-¡Deje el trabajo como está, no le puedo atender! (A veces le hacía algunas preguntas, al no entender sus anotaciones hechas a mano). Los hechos eran los siguientes:
“Una patrulla marroquí había cruzado la frontera internándose en territorio español, las patrullas españolas “ARADO” y “CAZUELA” de A.T.N. (Agrupación Tropas Nómadas) les echaron el alto, para que retrocediera a su territorio. Los marroquíes hicieron caso omiso y respondieron abriendo fuego real contra nuestras tropas. Hubo un enfrentamiento armado en toda regla, pero visto como se desarrollaba la contienda el cabo y los 7 soldados alauitas se rindieron y fueron hechos prisioneros sin que hubiera heridos por ambos lados.”
Este acontecimiento de gran envergadura despertó todas las alarmas y Marruecos aprovecho para denunciar al Gobierno y al Ejército Español ante las Naciones Unidas sobre el uso de la fuerza y de las armas contra una pacífica patrulla marroquí que habiéndose desorientado y perdido sus soldados los habían apresados, añadiendo a su versión algunos de ellos estaban heridos de bala.
La denuncia por parte de Marruecos ante la O.N.U. y la negativa de hacerse cargo de sus soldados mientras no hubiera una investigación profunda por personal neutral que aclararan los hechos abrió una batalla diplomática, propagandística y de desprestigio aireando como “las gastaba” el ejército español y el concepto de anexionarse por la fuerza el Territorio Saharaui.
Para defender la posición de España, se llamó a D. Jaime de Pinies, embajador español ante el Reino Unido desde Mayo/1.972 y a la vez “Representante Adjunto de España ante las Naciones Unidas”, gran conocedor y experto en temas Africanos, nuestro delegado diplomático intervino brillantemente ante la Asamblea de la O.N.U. aclarando el incidente y apostillando que no había habido heridos entre los soldados marroquíes, sino que los prisioneros habían provocado la situación y que varios de ellos eran portadores de enfermedades venéreas habiendo recibido el tratamiento adecuado.
Casi dos meses duraron las negociaciones con Marruecos, éste quería alargar su discurso y endurecer sus pretensiones reclamando el Territorio del Sahara; al final se llegó al acuerdo de entregar a los prisioneros en un acuartelamiento de Tantán (Marruecos), previo chequeo por médicos-forenses supervisores de la ONU, certificando éstos que no habían existido ni heridas ni torturas, es más se hacía constar en dicho informe que habían sido tratados y curados de la sífilis que alguno de ellos portaban. Cuando llegaron al cuartel marroquí sus mandos les echaron una mirada de desprecio, mientras las de sus compañeros fue de envidia, venían sanos, limpios, aseados, lustrosos, con ropa y calzado de boutique.

4º.- Punto.- MECANOGRAFO DEL GENERAL (Oficinas Gobierno General)
Estaba a punto de finalizar el mes de Junio, cuando una tarde por las oficinas apareció el Tte. Coronel Ayudante del General, llamó a parte a mi Capitán, apenas había trascurrido un par de minutos cuando mi Jefe se dirigió a mí, diciéndome:
-Me han pedido un escribiente, muy reservado, muy discreto y un buen profesional para pasar a limpio unos documentos que le entregará o redactará el General. Yo le he dado las máximas garantías de su profesionalidad y secretismo. Cuando pase esos documentos se olvidará de su contenido y huelga decirle que no los comente ni conmigo, ni con sus compañeros.
Acompañado por el Tte. Coronel, me condujo en el mismo edificio al despacho del General D. Santiago de Fernando y Díaz de Mendibil.
Bastante tranquilo intenté presentarme como me habían enseñado en el Campamento:
-¡A la orden de Vuecencia mi General, se presenta el soldado …….. ¡No había terminado mi “jaculatoria castrense”, cuando me cortó.
-Déjelo soldado de formulismos para otra ocasión, aquí estamos Vd. y yo solo.
-¿Es Vd. la persona que va a pasar a limpio unos documentos?
-¡Sí! mi General.
-Pues elija un sitio donde se sienta cómodo.
Me encontraba en la sala de Juntas, donde se citaban periódicamente con todos los Mandos del Sector de Sahara, me senté junto a la gran mesa de reuniones y mientras contemplaba las fotos en blanco-negro enmarcadas que colgaban en sus muros con estampas del desierto y dromedarios abrevando. Giréla vista y no me podía imaginar lo que veía, el General me traía al sitio que yo había elegido una pesada máquina de escribir eléctrica.
Me levanté como un rayo exclamando:
-¡Por favor! Mi General permítame que la acerque yo.
-¡No! No, se preocupe ahora que ya la tengo dominada se la acerco yo.
(Este hecho y este dialogo debería haber figurado en los manuales de los “putos” auxiliares del Campamento o de los cabos “sobrasada”. Cuantos trabajos forzados, sudores y lágrimas soportamos los reclutas de cualquier reemplazo por parte de estos impresentables.)
Así fue como cada quincena iba al despacho del General a pasar a máquina de escribir el documento titulado: “EVALUACION DE LA SITUACION POLITICA DEL SAHARA”. En total mecanografíe más media docena de informes y que iban dirigidos por valija diplomática a Madrid para el Ministro de Asuntos Exteriores, D. Gregorio López Bravo.
Para que fuera directamente al Ministro, se hacían tres sobres:
En el primero la dirección era: MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES, segundo sobre: EXCMO. SR. MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES, tercer sobre, en su interior iban los documentos: EXCMO. SR. D. GREGORIO LOPEZ BRAVO; en los dos primeros se estampaba los sellos de “CONFIDENCIAL” o “SECRETO” y en el tercero además “ABRIR PERSONALMENTE”.
El General D. Fernando de Santiago y Díaz de Mendivil, había sido nombrado Gobernador General del Sahara Español el 4-Marzo-1.971 (llevaba cuatro meses más de “mili” que yo) y su primer trabajo consistió en restaurar la confianza en la población nativa bajo el régimen colonial español, nueve meses después de la masacre de Zamla (17/06/1970)
(A este brillante militar y según el General Gutiérrez Mellado, el General De Santiago, era el “elefante blanco” que el Tte. Coronel Antonio Tejero, estaba esperando en el Congreso de los Diputados, durante el Golpe de Estado del 23- F-1.981).

Martínez Del Pino, José Vicente. (Z) 02-06-2016
Ingenieros.
El Aaiún. 1971-1972


Otros relatos del mismo autor:
Relato 099.- “ANÉCDOTAS REEMPLAZO R/70-3º.- B.I.R. 1, V COMPAÑIA BARRACON 55”
Relato 100.- “MIS PRIMERAS: ’50 HORAS DE MILI’ “
Relato 101.- “AGENTE SECRETO”
Relato 107.- “EXCURSIÓN A FOS-BUCRAA”
Relato 108.- “VIAJAR EN EL TIEMPO ‘MAYO DE 1957’ ”
Relato 110.- “16-AGOSTO-1.972 Y 17-AGOSTO-2.017”
Relato 114.- “UNA PROVINCIA ESPAÑOLA CON NOMBRE DE MUJER”