“ANÉCDOTAS REEMPLAZO R/70-3º.- B.I.R. 1, V COMPAÑIA BARRACON 55”

…Nuestra Compañía había adoptado como marcha para caminar, una de las canciones más populares de la 2ª guerra mundial, compuesta por el alemán Norbert Schultze y versionada en castellano para los soldados españoles de la División Azul, la letra más o menos, decía así:
“Al salir de España / sola se quedó / llorando mi marcha / la niña de mi amor/.
Cuando al partir/ viniste hacia mí / a decirme ¡Adiós! / A la puerta del cuartel/
Mi corazón, te dijo así. / Me voy pensando en ti / ¡Adiós! Lili Marlen/.
Cuando vuelva a España / con mi División/ llenará de flores / mi niña su balcón/.
Yo seré entonces tan feliz / que no sabré / más que decir: /
-Mi amor, Lili Marlen / mi amor es para ti /.”
Esta marcha fue nuestro “himno oficial” de la V Cía. y que cantábamos todos los días cuando íbamos de marcha o a tomar el baño higiénico a la playa, los días laborales antes de ir a comer había que refrescarse en las aguas saladas del Océano Atlántico, era un espectáculo ver cerca de 1.300 reclutas la gran mayoría con auténtico pánico al agua (para muchos había sido la primera vez que veían el mar y el oleaje les imponía) como mínimo era obligatorio mojarse hasta la cintura, pues si el auxiliar o el cabo te tocaba el bañador y lo llevabas seco, pobre de tí; pero lo más curioso o anecdótico es que muchos de los días, mientras esperábamos rodilla en tierra a que el Jefe de Día informado por la comandancia de Marina a golpe de silbato autorizara el baño, sin dar ninguna explicación ordenaba dar media vuelta y se suspendía el baño, el motivo no era otro que durante la mañana se habían avistado muy próximos a la playa “marrajos”, un tipo de tiburón muy agresivo que de vez en cuando hacía su aparición.
Los viernes por la tarde si había agua desalada en los depósitos, nos premiaban con una cortita y refrescante ducha, recuerdo una frase de la mariquita más famosa de todo el campamento: “Mantengan limpios los culos, son tan bonitos”.
Maria José, que así se hacia llamar (había invertido su nombre de José María), llevaba con orgullo su personalidad gay y eso que en época de Franco estaban considerados y catalogados como “INDESEABLES”, éste rubio malagueño se hizo famoso en el BIR y yo tuve la suerte de compartir el mismo barracón el nº 55, todas las noches nos deleitaba con un estupendo espectáculo de cabaret. Cuando ya habían tocado silencio a las 22 h. con la complicidad del Auxiliar, Mª José, montaba su número transformándose en una auténtica vedette de “Moulin Rouge”, como había poco vestuario con que disfrazarse utilizaba una simple sábana blanca anudada a uno de sus hombros desnudos a modo de túnica romana, la cabeza la cubría con una toalla blanca también anudada como si saliera de la ducha, de su esbelta figura resaltaba su pecho atlético de bello oxigenado y unas largas piernas depiladas, bronceadas y aceitosas. Con la baqueta de limpiar el Cetme a modo de boquilla gigante prendía un cigarro en uno de sus extremos y por el pasillo del barracón entre las literas iba cantando: “Fumando espero…” , con la otra mano (la que no portaba la pipa) iba aireando la sabana con voluptuosos movimientos, de vez en cuando nos deleitaba con contemplar sus braguitas rosas casi transparentes y para darle más morbo, por arte de “magia potagia” allí no se adivinaba que hubiera “paquete”.
¡Que noches tan estupendas nos hizo pasar Maria José! Creo que la auténtica Sara Montiel no hubiera levantado tantas pasiones.


Antes de que llegara del día de la jura de Bandera (26-9-1.971), he de relatar una de las peculiaridades más curiosas de este Campamento a los llamados “julitos” (los que nos habíamos incorporado en el mes de Julio) se nos denominó “EL REEMPLAZO DE LOS CAGONES” y es que en dos ocasiones más del 80 % de todo el personal del BIR sufrieron una gastroenteritis aguda. La madrugada del 1 de Septiembre mas de un millar de reclutas y veteranos comenzaron a “giñarse patas abajo” esto despertó la alarma en todo el BIR, se puso en estado de máxima alerta sanitaria, todos los petates se confiscaron en la Furrielería y así evitar tentaciones consumiendo la comida que guardaras en él. El Hogar del soldado se cerró durante una semana y el menú consistía en arroz blanco, pescado hervido y suero fisiológico.
Curiosamente ese verano de 1.971, en la Península había habido un brote de cólera y se pensó que podía tratarse de este tipo de infección. A los 10 días cuando ya estaba aparentemente el foco controlado, otra vez surgieron nuevos cuadros de colitis y diarreas, tomando las mismas medidas, por ello no es de extrañar que la frase más famosa de este reemplazo fuera: “ARROZ BLANCO, PESCADO HERVIDO Y PASTILLAS EN TUBO Y CAGARAS SIEMPRE DURO”.

Martínez Del Pino, José Vicente. (Z) 09-05-2016
Ingenieros.
El Aaiún. 1971-1972

NOTA: Estos hechos reales están sacado de mi libro “LA MILI de VICENTE en el SAHARA ESPAÑOL (A.O.E.) 1971/1972”. Pero en él hay ciento de historietas, aventuras y anécdotas.
(Resulta curioso que a las reuniones mensuales que celebramos los Veteranos del Sahara en Zaragoza, coincidamos 3 “reclutas” –testigos de lo que he narrado- ya que estuvimos juntos en la V Cía. –Barracón 55-)


Otros Relatos del mismo autor:
Relato 099.- “ANÉCDOTAS REEMPLAZO R/70-3º.- B.I.R. 1, V COMPAÑIA BARRACON 55”
Relato 100.- “MIS PRIMERAS: ‘50 HORAS DE MILI’ “
Relato 101.- “AGENTE SECRETO”
Relato 107.- “EXCURSIÓN A FOS-BUCRAA”
Relato 108.- “VIAJAR EN EL TIEMPO ‘MAYO DE 1957’ ”
Relato 110.- “16-AGOSTO-1.972 Y 17-AGOSTO-2.017”
Relato 114.- “UNA PROVINCIA ESPAÑOLA CON NOMBRE DE MUJER”